Artículos

El poder de la miseria

04/11/1998

Imprimir artículo

Hace bastantes años viví en Caracas en un enorme edificio céntrico que parecía un trasatlántico varado en un mar de chavolas. Desde el balcón de mi apartamento, que estaba situado en el décimo piso, se veía un paisaje de mugre rodeándolo todo, empinadas calles sin luz, regueros de desechos, latón destartalado y un interminable sucio cartonaje que parecía emerger de la tierra. Aquello parecía un basurero propio de la escenografía de ese cine futurista al estilo de Mad Max, en el que la gente vive en los cementerios de chatarra. En la enorme extensión de miseria destellaba el latón de los techos y la fosforescencia, en el mediodía, del acero de algunas antenas y automóviles herrumbrosos, únicos datos que nos decían que estábamos cerca del segundo milenio.

Por aquellos años Venezuela era el modelo del crecimiento desaforado, y se percibía por todos lados que los dólares vibraban junto a un río de whisky y de perritos calientes. La gente vivía esa euforia financiera que tanto critica Galbrait desde aquella inicial tulipamanía holandesa. Había como una felicidad colectiva irreprimible, un dejarse ir por la vida sin pensar en nada más que en satisfacer las necesidades inmediatas. La mayoría vivía en aquellas chavolas que crecían como hongos desde el centro de la ciudad a las afueras, llenando las colinas de un pestífero olor a alcohol y a dolares sucios de grasa. La miseria y la riqueza convivían como un matrimonio bien avenido. Casi nadie pensaba en el dolor implícito de aquella realidad.

Y llegaron las lluvias de la primavera. Tormentas de abril que casi todos los años anegaban la ciudad. Aquel año fueron más potentes que los anteriores. Cayeron océanos de los cielos y la ciudad se convirtió en una inmensa laguna que luego devino en barrizal. Las chavolas fueron prácticamente arrasadas por las aguas, debido a la ausencia de cimientos y al cartonaje y chatarra de sus paredes. Los muertos fueron diez mil. Caracas era el infierno de Dante. Se veían brazos, piernas y cabezas por toda la extensión de la pobreza. Los edificios nobles y modernos resistieron incólumes el desgarrón de las aguas. Apenas hubo algún que otro muerto despistado en sus barrios. Lo mismo que ahora con el huracán Mitch en Centroamérica. El enemigo no es la naturaleza desbocada. El verdadero enemigo es la pobreza, la miseria, la injusticia.(902 222292-tfno de Cruz Roja para ayudar)

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: