Artículos

El virus

16/04/2003

Imprimir artículo


A pesar de que la medicina nos muestra, cada poco tiempo, avances sorprendentes en contra del mal, siempre van apareciendo virus recientes, desconocidos, rebeldes, escurridizos. Es como si la naturaleza escribiera en el inmenso despacio que hay debajo del microscopio el mensaje de que en el fondo siempre será irreductible. Nuestra tarea, desde que bajamos del árbol, o desde que levantamos la cabeza para permitir que el cerebro creciera, es luchar contra la naturaleza, vencerla, dominarla, arriar su esquema preconcebido de funcionamiento. Y no sólo en el espacio exterior, también en esa parte interna del humano en que ha puesto la diosa las balanzas del bien y del mal, lo bueno y lo malo, el dolor y la alegría. No sólo queremos dominar las aguas o los vientos, queremos asimismo dominar nuestro extraño corazón que contiene los instintos más perversos frente a las bondades más generosas. No recuerdo donde leí que el humano era el único depredador capaz de sentir lástima o ternura por sus victimas a la vez que cazar sin necesidad de alimento. En todo caso, esa seña genética que contiene la violencia, el dolor, la ansiedad de sangre, es como un virus rebelde que no somos capaces de dominar aunque la cultura, la razón, los libros, los filósofos o los poetas hayan querido descubrir vacunas como el arte o la razón para subyugarla. Él siempre está ahí, transformándose según las realidades, siendo a veces un virus simple que cambia de forma ante cada embestida o complejo si la situación lo requiere.

Si nos miramos, erradicando los espasmos más autoritarios del ego, veremos que ese instinto siempre está en posición de combate. Forja sus máscaras cotidianas para exigir de nosotros el daño sin sentido o la ajenidad. Evidentemente, en nuestras sociedades civilizadas, el virus es más complejo, variable y psicológico que en las sociedades atrasadas. Allí se manifiesta con los rostros más primarios, como si fuese cualquiera de los Jinetes del Apocalipsis invadiendo los suburbios. Aquí es más sutil, y en consecuencia menos descarnado. Pero cruel al cabo, porque la crueldad puede tener un punto de sutileza miserable. Y en los arrabales del mundo y en los palacios el virus que nació con nosotros nos dice su poder, unas veces matando y otras sometiendo la dignidad de los débiles. En fin, que como decía el filósofo, todo está en nosotros, y a veces, sólo nos queda mirar como somos engullendo en silencio un plato de lentejas frente a un televisor implacable.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: